domingo, 26 de febrero de 2017

Un adiós para un amigo





La luz del sol es siempre tan temprana,
buscando, en su callado señorío,
su brillo y su reflejo sobre el río
que el agua ve correr clara y lozana:

la escarcha, con su brillo de mañana,
anuncia, con su llama, su vacío,
y quiere, donde nace el hielo frío,
el alma dar al cielo o al Nirvana.

Teófilo partió, verdad desnuda
que busca una razón en el abismo
y espíritu cuajado de pureza.

Murió su voluntad, mas vive en Buda,
que el mundo puede ser el ostracismo
que justo acaba donde el bien empieza.



2017 © José Ramón Muñiz Álvarez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada