lunes, 10 de abril de 2017

Para Lara

 Para Lara



Quiere ser, con la alborada,
el nacer del nuevo día
con un guiño de alegría,
sobre la nieve callada.
Y, si vive alborotada
la llamarada luciente,
parece clara la fuente
cuyo curso cristalino
iba al lado del camino,
desatando su corriente.

Nació el día donde, vivo,
regalando su favor,
quiso vida en su color,
entre callado y esquivo.
Porque puso en el estribo
el pie el sol que separa
la luz, la mañana clara,
de la negra sombra oscura,
porque en la vida se apura
el nacimiento de Lara.

Y, pues ha llegado al mundo,
que este mundo lo concibe,
viendo la niña que vive,
se hace sol en un segundo.
Y es su mirar vagabundo
en las orillas del río
que refleja el sol bravío,
cuando, desde el alto cielo,
deshacer quisiera el hielo
que corona el suelo frío.


2017 © José Ramón Muñiz Álvarez

No hay comentarios:

Publicar un comentario