miércoles, 26 de abril de 2017

Echenique y Losantos




José Ramón Muñiz Álvarez
"BREVE ESPINELA CON ESTRIBILLO QUE CELEBRA EL MEMORABLE DISCURSO
CON QUE JIMÉNEZ LOSANTOS, EXPLICÓ
LA RECONQUISTA,
SOLAZANDO LAS MAÑANAS DE LOS MUCHOS AMANTES DE LA
HISTORIA QUE OÍAN SU
DISCURSO"

Quieren muchos hacer daño,
que, siendo España plural,
con ganas de hacer el mal,
siempre acuden al engaño.
Y por tener un escaño
son capaces de mentir,
que no habré de repetir,
porque mi voz se distinga,
que hasta son como Echeminga,
si es que sabe qué decir.

Porque todos los espantos
han de tener su lección,
si, defendiendo Aragón,
viene Jiménez Losantos.
Y, si duelos y quebrantos
son quedarse de una pieza,
decir supo, con firmeza,
porque su voz se distinga:
"¡Que nos dejes, Echeminga,
que no tienes entereza!"

Y es un pensar peregrino
y es extraño pensamiento
poner en alas del viento
un pensamiento mezquino.
¿No le basta al rosarino
regalarse a la locura?
Dijo, pues, con amargura,
porque su voz se distinga:
"¡Que te calles, Echeminga,
porque te falta lectura!"

Y hay quien sabe dar lecciones
cuya didáctica enfría
la pasión de la ironía
de los mozos cabezones.
Y no le faltan razones
contra tal calamidad,
donde dijo, en realidad,
porque su voz se distinga:
"¡No nos jodas, Echeminga,
que no cuentas la verdad!"

Y, aunque es el agua del río
lo que se puede decir,
no hizo falta repetir
un estribillo ya mío.
Y, al evocarlo, confío
en que no caerá en la nada,
si es que, ya de madrugada,
porque mi voz se distinga,
vengo a decir "¡Echeminga,
si es que aquí no pintas nada!"

Y, puesto que nada pinta,
que es difícil ser pintor,
dejemos que, nadador,
llegue de vuelta a su quinta.
Que, ya la razón extinta
en mil delirios temibles,
son a veces comprensibles,
porque la voz se distinga
del que le grita: "¡Echeminga,
se te funden los fusibles!"

2017 © José Ramón Muñiz Álvarez

Mariano y ZP





José Ramón Muñiz Álvarez

"DONDE SE HABLA DE LAS ANDANZAS DE DON QUIJOTE DE LA MANCHA

Y DEL AMOR QUE SINTIÓ POR SU DAMA"

(Nuevo poema de inspiración cervantina que dará solaz

a las gentes del reino de Castilla y que

ya corre en boca de juglares

y ministriles).



Pues quiere el agua del río

dilatar su largo curso,

permitidme este discurso,

que no es hablar de vacío.

Antes bien, es algo mío

un lenguaje más severo,

y, mostrando más esmero,

diré a todos que se lea

que Mariano es Dulcinea,

si el Quijote es Zapatero.



Que en la senda del amor

y en el caudal de Cervantes,

los caballeros andantes

mezclan locura y licor.

Quiera el verso en su favor

pintarlos tal como quiero,

que, mostrando más esmero,

quieren todos que se lea

que es Mariano Dulcinea,

y el Quijote Zapatero.



Y, haciendo gala al Toboso,

porque bueno es hacer bien,

habrá un gallego también

para hacerlo más honroso.

Y brilla el cielo gozoso

para abrirles el sendero,

donde, mostrando su esmero,

quieren todos que se vea

que Mariano es Dulcinea,

para un pobre Zapatero.



Que por mostrar buena fe,

no quiso el enamorado,

causar un desaguisado,

ya que noble se le ve.

Mas, si es ella vota PP

y el socialismo es de acero,

querré yo, con más esmero,

que entre las gentes se crea

que es Mariano Dulcinea,

y un quijote  el Zapatero.



2017 © José Ramón Muñiz Álvarez